Roberto g martinell logo

comunicacion asertiva

 

 

Para que nuestra comunicación sea realmente efectiva y madura requiere que seamos asertivos. ¿Consideras que la manera en que te comunicas es realmente asertiva?

Comencemos desde el principio. ¿Tienes claro el concepto de asertividad?. La asertividad suele definirse como un con junto de comportamientos de comunicación maduros en los cuales la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos de manera equilibrada.

Esto nos regresa a nuestra pregunta inicial: ¿Consideras que la manera en que te comunicas es realmente asertiva?
Es primordialmente a través de la comunicación como interactuamos con los que nos rodean. Ésta pude ser verbal, escrita, gestual o cualquier combinación de éstas. Independientemente del medio que usemos nuestra comunicación tiene dos cualidades: la fuerza y la empatía.

Fuerza
Por fuerza nos referimos a la energía con la que manifestamos nuestros mensajes a la hora de comunicarnos. A la hora de comunicarnos podemos hacerlo de manera pasiva o bien activa. Así la fuerza es una escala continua en la que puede manifestarse con una energía que va desde baja hasta alta.

Empatía
Cuando hablamos de empatía, llamada también inteligencia interpersonal en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, nos referimos la capacidad cognitiva de percibir lo que otra persona puede sentir. Es decir que, aun cuando no experimentemos la misma emoción del otro, somos capaces de comprender su emocionalidad y actuar de manera apropiada a lo que siente la otra persona.

Comunicación y asertividad
La asertividad es la comunicación consciente, congruente, clara, directa y equilibrada de nuestras ideas, emociones y valores para manifestar lo que consideramos son nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar a otros. A la hora de comunicarnos podemos hacerlo de manera pasiva o bien activa. Es decir con fuerza baja o alta. La empatía, al igual que la fuerza, es un continuo que va de la baja hasta la alta empatía. La combinación de ambas nos llevan a cuatro posibles formas de comunicación.

¿Cómo nos comunicamos?
Comunicación Indiferente: Una combinación de baja fuerza y baja empatía se manifiesta con una comunicación en la que el interés por las emociones de nuestro interlocutor es mínima y así mismo imprimimos poca energía al expresar nuestro mensaje.

dialogo asertivo

Comunicación Arbitraria: Es cuando nos comunicamos con una baja empatía — poco interés en las emociones del otro — y una fuerza alta. Es una comunicación que raya en la intransigencia, en la que se plantean los propios puntos de vista haciendo de lado lo que siente el otro.

Comunicación Complaciente: Se da cuando la fuerza con la que se comparte la opinión propia es baja y esto se apareja con un alto interés por las emociones del otro.

Comunicación Asertiva: Es la combinación de un genuino interés en las emociones de la otra persona, en equilibrio con la firme manifestación de tu perspectiva.

Para hablar de una comunicación efectiva se debe buscar en todo momento el mantener altas tanto la empatía y como la fuerza en tus mensajes.

La comunicación se considera madura si todos adoptan una postura asertiva — alta fuerza y alta empatía ¬—. Será semi-madura si al menos uno se comunica con asertividad. Y por último, una comunicación inmadura es cuando los interlocutores se comunican desde cualquiera de las otras tres posturas — indiferencia, complacencia, arbitrariedad — y ninguno desde la asertividad.

El coaching puede ayudarte a identificar la forma en que te comunicas con los diferentes actores importantes en tu vida y en tus distintos roles (personal, familiar, profesional, pareja, padre, etc.) y no sólo eso, un coach te acompaña en el desarrollo de una comunicación madura y asertiva.

Este artículo está basado en el libro Trasciende Siendo Conscientede Roberto G, Martinell Si lo compartes por favor da crédito al autor.

¿Preguntas al autor?

¡Ponte en contacto directo!

Name (*)
E-mail
Message

Por: Roberto G. Martinell
Psicólogo y Coach
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.