Roberto g martinell logo

time master

 

 

Día a día el vertiginoso rumbo de la vida moderna nos genera más demandas, más eficiencias y mejores resultados, hay una sed por hacer más y más rápido.

Que los niños aprendan habilidades avanzadas a menor edad cada vez; buscamos estar conectados para estar enterados de todo a la mayor velocidad posible; en los negocio cada vez es más frecuente que se le pida a las personas hacer más con menores recursos y todo ello nos produce un gran estrés. Desde nuestra perspectiva, un reflejo de ello está en la cada vez más patente búsqueda de soluciones para encontrar la tranquilidad, la felicidad y el equilibro.

Todo tiene un límite, no es posible ser cada vez más rápidos y hacer más, ya que el tiempo del que disponemos es siempre el mismo, Arrangoiz y Aguilar (1993) afirman: “El tiempo es un recurso noble y justo, todos tenemos la misma cantidad de tiempo para disponer, por tanto, el tiempo no es un problema, el problema es el manejo generalmente ineficaz que hacemos de él” (p. 47). Cada día se te entregan 24 horas, 1,440 minutos, 86,400 segundos, los mismos 86,400 segundos que le dan a cada quien. Estás ante en un cambio de paradigma y aunque no puedes ser más rápido, si es posible ser más inteligente para enfrentar las demandas de nuestros días en las mismas 24 horas que tenían tus antepasados de hace siglos. El secreto está en la consciencia, y para ello hemos desarrollado un modelo al que llamamos Time Master para administraste en el tiempo con consciencia.

¿Qué es el tiempo?

El tiempo “es la duración de las cosas sujetas a cambio […] y permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un presente y un futuro” (Angulo, Cabanillas, Caleni y Villagomez, 2015, p. 5).

Desde nuestra perspectiva el tiempo no es un recurso, es más un medio en el que vivimos y en el que actuamos, no es posible ahorrarlo, no hay manera de guardarlo y usarlo más adelante cuando nos haga falta. No hay manera de atesorarlo y que, como otros recursos, alguien tenga tiempo en exceso o carezca de él.

El tiempo tiene una serie de características que debemos hacer conscientes:

No se puede ahorrar o guardar. Es unidireccional: Siempre va del pasado al presente.Es imposible de recuperar.Es inflexible: no se puede alargar o acortar.Es equitativo: el mismo tiempo para todos.Es indispensable: no hay actividad que se pueda realizarse sin tiempo.

Con las características antes mencionadas del tiempo retomamos la pregunta: ¿El tiempo puede administrarse? Y nuestra respuesta sería negativa, lo correcto sería decir: Administración en el tiempo, es decir, acomodar tus actividades de tal forma que puedas cumplir con ellas durante un tiempo específico y justamente esta es la base del Método Time Master®.

Desarrollamos Método Time Master® para acompañarte en el proceso de hacerte consciente del tiempo y que con ello puedas administrarte mejor en él, o para ser más exactos, administrar mejor tus actividades de manera que logres enfrentar con éxito los retos de nuestros tiempos. En método consta de cuatro fases:

Fase 1: Consciencia— Es el proceso de "darte cuenta", de lo que es el tiempo y con ello la manera en que administras tus actividades en él.

Fase 2: Metas equilibradas —Asegurarte de tener metas equilibradas que sean específicas, medibles, alcanzables, retadoras, en un tiempo futuro, equilibradas conforme a los aspectos más importantes para ti y recompensadas (SMARTER).

Fase 3: Reconstrucción de agenda —Una vez que has hecho consciencia y que has establecido metas u objetivos equilibrados, llegó el momento de que pongas manos a la obra, como dijo alguna vez Henry Ford: "La visión sin la ejecución, sólo es una alucinación". En esta fase deberás reconstruir tu agenda para hacerla de una nueva manera, el nivel más alto es la estrategia.

Haz una visión general en la que tomes en cuenta las áreas realmente importantes, una planeación general y de largo plazo en periodos largos, anual por ejemplo. Esta visión general te ayudará a tomar periodos más breves (mensual por ejemplo) que te permitan gestionar tus actividades con un mayor detalle, rescatando lo importante que tienes en tu planeación anual e incorporando actividades rutinarias y acciones clave para lograr tus objetivos.

Y finalmente, a un nivel de ejecución diaria debes hacer una planeación de tus actividades de manera que te permita dar seguimiento y ajustar.

Fase 4: Implementación exitosa —Ahora hay que construir nuevos hábitos, y para ello hay que practicar, practicar y practicar aún más. Cada día, revisar tu agenda diaria al inicio y al final de la jornada preparando la del siguiente día. Cada fin de mes, revisar tu plan mensual y elaborar el siguiente, revisando tu avance en la consecución de tus metas. Y finalmente, de manera continua y frecuente echar un vistazo a tu plan anual asegurándote que no te has desviado de tus objetivos y que estos mantienen su equilibrio.

La mejor manera de hacer un hábito es con una adecuada dosis de perseverancia y consciencia, tal y como dijo Steve Jobs: “Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es «No» durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo. Hazte la pregunta, se persistente hasta que formes un hábito, el hábito de Administrarte en el tiempo con Consciencia.

Bibliografía:

Angulo, D., Cabanillas, A., Caleni, G., &Villagomez, G. (2015). Administración del tiempo. Perú: Universidad Esan.

Arrangoiz, D., y Aguilar, A. (2005). Planeación de vida y carrera. Vitalidad emocional y organizacional. Desarrollo humano y crisis de madurez. Asertividad y administración del tiempo. México: Limusa.

 

¿Preguntas al autor?

¡Ponte en contacto directo!

Name (*)
E-mail
Message

Por: Roberto G. Martinell y Claudia L. Nájera
Psicólogos y Coach